Es una alternativa de crédito a través del cual las instituciones financieras consiguen recursos para prestar al comprador mediante la emisión y venta en el mercado de letras de crédito, llamadas generalmente letras hipotecarias, que tienen un plazo de hasta 20 años.

Las letras son adquiridas por diversos inversionistas, principalmente institucionales (AFP o Compañías de Seguros).

Es importante considerar que mientras no esté pagado el crédito la vivienda es inscrita a nombre del deudor, pero queda hipotecada a favor del banco.

Sin embargo, esta propiedad puede ser vendida por su propietario antes del pago total de la deuda. Las modalidades para ellos son la renovación de la deuda o bien el prepago de ésta. Cuando la última cuota es cancelada y la deuda es saldada, el banco debe efectuar el lanzamiento de la hipoteca. Sólo en este momento el cliente se desprende de su compromiso.

Mutuo Hipoteario

A diferencia del crédito hipotecario, en este caso, el banco utiliza sus propios recursos para dar crédito al comprador de la vivienda.

Al igual que con las letras hipotecarias, se permite la renovación de la deuda, es decir, el traspaso de la deuda a otra persona en el caso de venta de la propiedad antes de terminar de pagar el crédito. Debe considerarse al momento de decidir la institución financiera con la cual se tomará el crédito, si ésta permite o no la mencionada renovación.

Requisitos para obtener un crédito.

Tres son los elementos que se consideran al solicitar un crédito hipotecario: estabilidad laboral, capacidad de pago y antecedentes comerciales del cliente.

En general, se exige una antigüedad laboral de un año, en el caso de trabajadores indepientes. El monto del dividendo no puede superar el 25% de los ingresos y el cliente no puede tener protestos ni deudas impagas. Algunos bancos piden que el solicitante sea cuentacorrentista suyo.

Es recomendable que el valor de la vivienda que se busca adquisir no supere el ingreso que el grupo familiar tiene previsto recibir durante un plazo de 30 meses, pues se ha observado que adquirir viviendas por un monto mayor significa, muchas veces, dificultades en el pago del dividendo mensual.

También se recomienda no solicitar un crédito hipotecario cuando se tiene comprometido el 50% de los ingresos en otros créditos o deudas.

Principales diferencias entre las alternativas que ofrecen los distintos bancos.

Aunque todos los créditos funcionen de manera similar, hay diferencias en las condiciones ofrecidas entre bancos que se refieren, principalmente, al monto mínimo del crédito, al valor mínimo de la vivienda y a las posibilidades de prepago.

Lo menos que se puede solicitar como crédito hipotecario -en el sistema financiero nacional- son UF 450 (Banco del Estado) para comprar viviendas de al menos UF 600 (la misma institución).

En cuanto al prepago, no todas las instituciones lo autorizan. Este consiste en abonar a la deuda a través de pagos parciales, con el fin de rebajar la deuda y el valor de los dividendos a pagar en el futuro.

Documentos que debe presentar al gestionar financiamiento bancario.

El comprador debe presentar

- Fotocopia simple de la cédula de identidad (Comprador y cónyuge).

- Certificado de matrimonio, si corresponde (si hay separación de bienes, en el certificado debe estar su constancia).

Acreditar renta, según actividad.


El nuevo Subsidio Habitacional DS-1 tiene dos títulos (I y II), los cuales reemplazan a los anteriores programas Fondo Solidario para la Vivienda II y el ya vencido DS 40, respectivamente, de esta forma, ambos programas de Subsidio Habitacional están contenidos en un solo decreto.

El subsidio se aplica para:

1.- Viviendas de hasta 1.000 UF pueden postular a un subsidio de 300 UF.
2.- Viviendas de 1.001 a 1.400 UF pueden postular a un subsidio variable según sea el valor de la vivienda, desde 100 UF a 300 UF.
3.- Viviendas de 1.401 a 2.000 UF pueden postular hasta 100 UF de subsidio.

¿Cuáles son los requisitos para la postulación?

Ser mayor de 18 años y no ser propietario de una vivienda, tanto el solicitante como el cónyuge.

No haber sido beneficiado anteriormente con un Subsidio Habitacional

En el caso de las familias que postularán al título I, Sectores Emergentes, sólo se requiere la Ficha de Protección Social. Se dará mayor puntaje a los grupos familiares con más cargas y a aquellos que presenten un ahorro mayor al momento de la postulación.

En el caso de las familias que postularán al título II, Sector Clase Media, se requerirá la pre-aprobación de un crédito hipotecario, por parte de una entidad bancaria que otorgue créditos complementarios al Subsidio Habitacional. Por ejemplo, las Agencias de Servicios Habitacionales.

¿Cuál será el ahorro previo necesario?

En ambos títulos se mantiene el ahorro previo:
Titulo I, 30 UF para los sectores emergentes
Título II, 50 UF para los sectores medios.

¿Qué nivel de ingresos tendrán estos segmentos de la población?
Título I: Sólo con su puntaje de la Ficha de Protección Social de hasta 11.734 puntos (segundo quintil de vulnerabilidad). Cuyos ingresos se encuentren entre los 250 mil y alrededor de 400 mil.
Título II: sectores medios, es decir con ingresos de alrededor de 850 mil.